Viajamos a la antigua Grecia, lugar de los primeros Juegos Olímpicos, hogar de los grandes dioses del Olimpo y del majestuoso Zeus entronizado en el santuario de Olimpia, una de las siete maravillas del mundo antiguo más conocida.

👇👇 Pincha! 👇👇

¿Dónde fue construida la estatua de Zeus?

Viajamos a la antigua Grecia, lugar de los primeros Juegos Olímpicos, hogar de los grandes dioses del Olimpo y del majestuoso Zeus entronizado en el santuario de Olimpia, una de las siete maravillas del mundo antiguo más conocida, y también una de las que mejor representan la cultura griega. Su autor, Fidias, participó también en la construcción del Partenón y esculpió la Atenea que ocupaba la sala central del mayor edificio de la Acrópolis de Atenas.

¿Cuándo fue construida la estatua? ¿Qué altura tenía?

En el año 435 a.C, los griegos sentían una enorme devoción por Zeus, el gran Dios del Trueno y el principal dios del Olimpo. Con sus imponentes 12 metros, el Zeus de Olimpia representaba la devoción de los griegos por sus divinidades. Se dice que, hasta que Fidias no lo esculpió, los griegos no tenían un aspecto canónico asociado al rostro de esta divinidad. 

Esta maravillosa escultura estaba creada con madera de cedro, oro, marfil, ébano y piedras preciosas. Era un Zeus sentado en un trono con una estatua de la diosa de la victoria; Niké; en su mano derecha y tenía un cetro con una inmensa águila en la parte superior izquierda. Apenas cabía en el templo, pero cumplía con su cometido, pues era tan magnifica esta escultura que, durante 800 años, fue un sitio turístico y de admiración de la antigua Grecia.

¿Qué pasó con la estatua de Zeus?

La estatua sobrevivió parte del imperio romano e incluso sobrevivió a la locura del emperador romano Calígula, que cuando se enteró de la existencia de la escultura, quiso que le quitaran la cabeza y ser reemplazada por su propia imagen. Algo bastante egocéntrico, incluso para un emperador.

Pero no fue hasta aproximadamente el año 426 d.C., que la capital del Imperio Romano se mudó a Constantinopla y deciden trasladarla. Una vez allí, se destruyó en un terrible incendio del palacio donde estaba alojada.