La mayoría de nosotros podemos afirmar casi al 99% que conocemos a la perfección nuestro cuerpo, solo por el hecho de que nos vemos, nos escuchamos y nos sentimos. Pero, ¿esto es así?

👇👇 Pincha! 👇👇


La realidad es que, probablemente, son más las cosas que desconocemos que las que sabemos de cualquier tema, sobre todo si se trata de nuestro cuerpo que está lleno de detalles y se hacen miles de estudios para conocerlo mejor.

¿Cuántas veces te has detenido a pensar en cómo funciona tu cuerpo? Mientras ves esto, tu corazón late, algunos de tus músculos se han tensado, por tu cerebro han pasado miles de estímulos y cientos de reacciones químicas están ocurriendo en este preciso instante.

Quizás ya tengas una idea general de cómo trabaja tu organismo, sin embargo, hoy te contaremos 10 curiosidades impresionantes del cuerpo humano. ¡Cosas que ni te imaginas! Desde la dureza de nuestros huesos, la cantidad de pestañas en los ojos, hasta nuestro parecido genético con los plátanos.

El ADN de un humano y el de un plátano

Si de algo se ha hablado en la historia de nuestra evolución es del gran parecido que tenemos con los simios, tanto en los rasgos físicos como en los instintos. De hecho, hay estudios que confirman que nuestro ADN es similar en un 95% al de estos mamíferos y por ello es lógico que compartamos rasgos. Pero, ¿Cómo es posible que nuestro ADN se parezca en un 50% al de un plátano?

Por si no lo sabías, el ADN es una molécula que lleva el código genético que nos hace únicos y que es la base química de nuestra existencia. Lo que ocurre es que, de esta gran molécula hay algunos genes que son iguales a los de un plátano. Y, aunque todo se ve muy diferente en el exterior, químicamente nos parecemos mucho si nos enfocamos únicamente en la parte biológica. ¿Te lo imaginas? Seguro que ya nunca volverás a ver un plátano de la misma forma.

La huella de nuestra lengua es tan única como las huellas dactilares

Si quieres pasar desapercibido, será mejor que no muestres demasiado tu lengua. ¡Así es! Cada comisura en la lengua se asemeja a las líneas que tenemos en nuestros dedos y esto es único para cada persona. Por supuesto, es mucho más práctico (e higiénico) ser identificados en documentos mediante las huellas de nuestros dedos en lugar de usar nuestra lengua.

La próxima vez que te mires al espejo, estudia muy bien tu lengua; te darás cuenta que hay miles de bultos diminutos de diferentes tamaños por todas partes. ¡A ver… un momento!

No me digas que has estado toqueteándote la lengua… Bueno, te diré que, mientras lo investigábamos, yo también lo hice…

No es posible tragar y respirar simultáneamente

Nuestro cuerpo está diseñado de manera tal que, el sistema respiratorio se encuentra unido a una sección del sistema digestivo. Gracias a nuestra anatomía, contamos con un órgano llamado epiglotis que se encuentra detrás de la lengua, frente a la laringe, y es el encargado de cerrar la abertura superior de la laringe cuando tragamos, lo cual evita que cualquier rastro de comida llegue a las vías respiratorias.

Si por alguna razón el aire entra a las vías digestivas, la epiglotis lo expulsa por medio de un eructo, sin embargo, en el caso contrario, cuando entra comida a las vías respiratorias, puede llegar a complicarse un poco más la situación, todo dependerá de tu estado de salud.

Tenemos alrededor de 300 pestañas en cada ojo

Las pestañas son de gran ayuda para proteger nuestros ojos de cualquier cuerpo extraño como el polvo, tierra o cualquier otra partícula que puede irritar y rayar nuestros ojos, y también es cierto que ayudan a filtrar la luz solar para que el globo ocular no se irrite, es decir, actúan como una especie de cortinas protectoras.

Además, ¿te has dado cuenta que cuando algo está cerca de tus ojos rápidamente tu cuerpo responde alejándose? Esto ocurre porque las pestañas son extremadamente sensibles al tacto y un pequeño contacto desencadena un reflejo instantáneo que cierra los párpados. Y, aunque no lo creas, tenemos entre 150 y 200 pestañas solo en el párpado superior de uno de nuestros ojos, y de 80 a 90 en el párpado inferior. Cada uno de estos pelos puede llegar a medir entre 5 y 8 milímetros de largo.

Algunos las tienen más pobladas, más largas, más cortas, más curvas o más rectas, pero esto depende de nuestra genética. Otra cosa que resulta interesante sobre nuestros ojos es que podemos parpadear unas 11.520 veces al día, lo que equivale a parpadear 1 vez cada 5 segundos.

El esmalte es el tejido más duro del organismo

Este tejido está compuesto por hidroxiapatita cálcica, un mineral que contiene iones calcio y fosfato que brindan gran resistencia a la dentadura. De esta manera, el esmalte es un recubrimiento que se encuentra en la parte exterior de la pieza dental, por encima de la corona, la raíz y el resto del diente.

Pero claro, como cualquier otro mineral, puede desgastarse a causa de bacterias dentro de nuestra boca y por el ácido láctico que se genera mediante el metabolismo del azúcar. Así que, ya sabes, si quieres cuidar el tejido más duro de tu cuerpo, no descuides tu higiene bucal.

Las uñas de las manos crecen más rápido que la de los pies

En promedio, las uñas de las manos crecen alrededor de 2,5 milímetros al mes, mientras que las uñas de los pies crecen esta longitud en el doble del tiempo. Realmente no hay una explicación única hasta el día de hoy, pero sí hay algunas teorías sobre este tema. Algunos expertos han llegado a la conclusión de que esto ocurre debido a que, en las manos, hay mayor circulación de la sangre y eso favorece el crecimiento porque llega más oxígeno y más nutrientes.

Sin embargo, hay otra teoría que sugiere que gracias a la constante estimulación que tienen las uñas de las manos frente a la de los pies, como rascarse, utilizarlas para tocar cosas, entre otros, la velocidad de crecimiento es superior.

Además, hay otros factores interesantes que influyen en el crecimiento de las uñas como la estación del año, el estilo de vida y por supuesto, la salud.

Dormir quema más calorías que ver televisión

¿Qué pensarías si te digo que puedes perder 6 kilos al año solo por dormir? Pues esto es una realidad. Al dormir pasamos por una etapa llamada la fase REM, donde el cerebro se encuentra muy activo, lo que conlleva un mayor consumo de calorías. Es por eso que al despertar normalmente tenemos la sensación de que nos vemos más delgados, y es que efectivamente es así. Se queman alrededor de 147 calorías por hora mientras dormimos, lo cual corresponde a 6 kilos anuales solo por dormir.

Esto no ocurre cuando solo estás tendido en la cama leyendo un libro o viendo televisión, por eso muchos expertos recomiendan sustituir algunas horas de ocio por más horas de sueño, ya que de esa manera se segrega la leptina y la grelina, que son hormonas que se encargan de regular el peso corporal y controlar el apetito para así evitar la obesidad.

Ahora sabes que al dormir nuestro cuerpo no queda simplemente en un estado neutral, sino que más bien hace todo lo contrario, continúa trabajando de tal forma que puede llegar a ser incluso más eficiente que cuando estás despierto.

¡Esta última te ha gustado, eeeeehhh???

Los huesos son más fuertes que el acero

Los huesos contienen un gran porcentaje de colágeno y sales de calcio y fósforo en su estructura ósea y esto hace que sean muy resistentes y difíciles de romper. El más duro de todos es el fémur, el cual se encuentra sobre la rodilla, en los muslos, y sostiene la parte superior de nuestro cuerpo. Nuestros huesos son bastante fuertes, hasta el punto que puede compararse con el hormigón armado, que es un material que se utiliza comúnmente en la construcción de edificios, puentes y demás obras industriales.

Como te podrás imaginar, este material tiene una enorme resistencia a la tracción, lo cual evita que los edificios se derrumben cuando se ven sometidos a grandes esfuerzos. Ahora bien, nuestros huesos pesan apenas una tercera parte y tienen una resistencia muy similar… alucinante, ¿no crees? Y si lo comparamos con el hormigón en masa, los huesos son entre 4 y 40 veces más fuertes. ¿Quién diría que una estructura tan ligera podría ser tan resistente?

Producimos suficiente saliva para llenar una piscina

Quizá no estés preparado para este dato, pero… a diario, ¡el cuerpo humano segrega entre 1 y 2 litros de saliva! La cantidad exacta depende de varios factores como la edad, la salud de la persona y los estímulos diarios que pueda tener. Si hacemos una cuenta rápida, a los 70 años habrás producido aproximadamente 34.000 litros de saliva, lo que es más que suficiente para llenar por completo una piscina de tamaño estándar. Todo esto gracias a las glándulas salivales que se encuentran en el interior de la cavidad mandibular y que segregan más saliva cuando hueles o comes algunos alimentos o tomas mucha agua.

Y puede que en este momento te estés preguntando, ¿para qué necesito tanta saliva? Es sencillo, este líquido ayuda a humedecer los alimentos para que se pueda masticar, tragar y finalmente digerir con mayor facilidad, es decir, lubrica la cavidad bucal, sobre todo cuando se ingieren alimentos.

Sin embargo, la saliva también cumple otras funciones importantes ya que mantiene un pH neutro después de comer, actúa como cicatrizante de tejidos orales, tiene función antibacteriana y antifúngica e incluso mediante un estudio no invasivo permite conocer el estado de salud de la persona. ¿A que no te imaginabas que era tan importante este líquido en nuestra vida?

El cerebro no siente dolor

¡Sí! Así es, aunque frecuentemente podemos tener dolores de cabeza, el cerebro no siente dolor, a pesar de ser el responsable de detectarlo. En otras palabras, todo lo que sientes al golpearte o sufrir una herida primero lo percibe el cerebro y envía la señal de dolor al resto de tu cuerpo sin que él mismo se vea afectado.

El cerebro toma prácticamente todas las decisiones por ti sin avisarte, y todo esto lo hace mucho antes de que tú si quiera te enteres de lo que está sucediendo. Esto se debe a que el cerebro no cuenta con nervios que puedan registrar la señal de dolor, ya que este órgano se compone en un 60% de grasa y no tiene piel, que es donde se encuentran las terminaciones nerviosas.

Estas son solo 10 curiosidades impresionantes que tiene el cuerpo humano, pero existen cientos de ellas. Nuestro organismo es sumamente inteligente y está diseñado perfectamente para que estemos protegidos y podamos ejecutar nuestras actividades diarias sin ningún problema.

Tu cuerpo es el lugar donde vives, así que cuídalo muy bien.

¡Si te gustó este video, dale LIKE y compártelo con tus conocidos para que se enteren de algunas curiosidades increíbles que posee su cuerpo y que probablemente le sorprenderán tanto como ti!

¡Espero que hayas disfrutado y nos vemos… muy pronto!