Hay etapas de la vida donde no identificamos con claridad por qué nuestro cuerpo se comporta de cierta manera, incluso la mente suele ser la primera en adoptar estilos de vida distintos ante un cambio en nuestra rutina. En ese momento es donde la dysania cobra valor para los expertos en psicología. Hay miles de trastornos relacionados con el sueño, así como estudios que determinan por qué no nos queremos levantar, pero en esta condición mental ambos aspectos se mezclan y pueden tener consecuencias graves si no se atienden a tiempo, sobre todo en los entornos donde hay más personas afectadas por esto.

¿Es un problema de salud mental?

Claro que sí, en la mayor parte de los casos la dysania cambia totalmente el actuar de las personas y trastorna hasta su pensar. Se trata de una condición derivada de una depresión mayor, aunque las personas quieran, no logran levantarse en las mañanas a cumplir con sus tareas diarias y no tiene absolutamente nada que ver con tener un poco de pereza, incluso puede ser crónico en muchos pacientes, donde cuando salen de su cama sienten una gran ansiedad por regresar o estar fuera de su comodidad.

¿Hay formas de identificarla y síntomas?

  1. Lo primero que debes saber es que cuando la dysania se presenta en una persona, está dando a entender que en su mente o cuerpo algo no está bien, así que es importante acudir en busca de ayuda en manos de especialistas.
  1. Tiene mucho que ver con los diversos tipos de depresión y casi siempre es la responsable de la dysania, pero también hay personas que la padecen por un síndrome de fatiga crónica, donde el organismo está saturado.
  1. La letargia es la principal muestra de que una persona tiene este padecimiento, su andar al hacer tareas cotidianas se vuelve mucho más lento y siempre estará cansado.
  1. Hay formas de combatirlo desde casa, únicamente con tu voluntad: Decide cuántas horas dormirás y cumple, no te pases de las 9 horas; trata de que tu cuerpo esté relajado mediante baños tibios antes de dormir, olvídate de tus dispositivos móviles por al menos 30 minutos antes de ir a la cama.

Imagen de Dieter Robbins en Pixabay 

enviadme GRATIS mi ebook de CURIOSIDADES